Categoría de escuelas

  • Escuela en Salud Mental Adultos
    Escuela en Salud Mental Adultos
  • Escuela en Salud Mental InfantoJuvenil
    Escuela en Salud Mental InfantoJuvenil
  • Escuela en Psicología Laboral
    Escuela en Psicología Laboral
  • Escuela en Psicología Comunitaria
    Escuela en Psicología Comunitaria
  • Escuela PsicoSocial Jurídica
    Escuela PsicoSocial Jurídica
  • Escuela para Madres, Padres y Cuidadores
    Escuela para Madres, Padres y Cuidadores
Actualización
Especialización
Asincrónicos
Diplomados
Actualización
Especialización
Asincrónicos
Diplomados
Postítulos
Letter testimonies

¿Qué es una urgencia subjetiva?

Una urgencia subjetiva es una manifestación de una desestabilización a nivel subjetivo en un paciente, en donde aparece  la idea de “ya no poder más” y con ello, la necesidad de obtener una solución rápida para terminar con el malestar.

Estas situaciones provocan muchas veces la ruptura de los lazos laborales, amorosos, familiares que sostenía el paciente antes de la irrupción, e inclusive los lazos que tenía con su propio cuerpo.

¿Qué es una urgencia subjetiva?

Existen tipos de urgencia, dentro de la cual están las urgencias subjetivas. Cuando hablamos de ellas nos referimos a un momento en que el sufrimiento traspasa lo soportable para el paciente, por lo que tiene efectos en diversos ámbitos de su vida, como las relaciones personales, laborales e inclusive consigo mismo.

Las manifestaciones varían y son particulares en cada caso y sujeto. Entre ellas podemos observar:

  1. Angustia
  2. Impulsividad
  3. Ataques de pánico
  4. Delirio
  5. Agitación
  6. Ideación suicida
  7. Inhibición
  8. Aislamiento
  9. Desesperación sin sentido
  10. Sueños de angustia recurrentes

Estas manifestaciones traen cierta perplejidad, ya que existe la certeza de que algo está ocurriendo, pero no se sabe qué significa. Hay un efecto de sinsentido de lo que ocurre.

¿Cuál es la idea central de la urgencia subjetiva?

La idea principal que se tiene en estos casos de urgencia subjetiva, es el pensamiento de no poder más del paciente y con ello, la necesidad desesperada de requerir una solución rápida a lo que sienten. Esto, además, marcado por la atemporalidad de la angustia.

Las respuestas habituales del sujeto se detienen y los intentos de tramitación y elaboración de lo ocurrido fracasan, llevando al sujeto a un estado de desestabilización difícil de manejar. 

El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, lo describe como una situación que viene desde lo traumático. “Es un estado de dependencia, donde el lactante se halla impotente de realizar una acción específica y poner fin a una tensión interna, el desvalimiento o desamparo se constituye en el estado originario de la situación traumática”.

Además, Freud destaca que es necesario que un tercero intervenga en estos casos y que se haga de manera pacífica e inmediata, para conseguir resultados de esas características.

Lo relevante en estos casos es la manifestación subjetiva del malestar, más allá del acontecimiento gatillante. Para esto, es necesario diferenciar lo traumático de lo dramático.

¿Lo traumático es dramático?

Actualmente, la ciencia fomenta la causalidad pre programada y cualquier cosa que la eluda puede ser un trauma complejo.

No obstante, según una clínica de la urgencia subjetiva, lo traumático no necesariamente coincide con lo dramático.

Lo que tiene ese valor de trauma nos despierta implacablemente y puede ser algo, o casi nada, que nos toca, y a partir de allí irrumpe insoportablemente.

En estos casos, lo relevante es subjetivar la urgencia a las palabras, ya que simplemente entrar en un discurso analítico puede tener efectos terapéuticos. Como reducir el estrés, preocupación, desesperación, pánico y retrasar acciones.

Clínica de la urgencia subjetiva

Temporalidad en estos tipos de urgencia

Se debe trabajar bajo una temporalidad subjetiva.

No se trabaja con estándares respecto de la duración de una crisis o definición de la misma. La temporalidad no se define por algo externo, sino que lo importante es la temporalidad subjetiva puesta en juego.

Se oferta un tiempo de pausa en que se aloje al sujeto, que le permita captar la causa, fuera del apuro a una solución. Esta detención es un momento para comprender y subjetivar la urgencia.

Es un tiempo que se espera que surja una decisión del sujeto respecto de lo que pasó. Puede ser elaborativa o limitar lo ocurrido.

Localización de las urgencias

Se debe llegar a enmarcar la urgencia y preguntarse lo siguiente.

  • ¿Qué ha quebrado la homeostasis del sujeto?
  • ¿A partir de qué momento ese sujeto no puede conducirse de la misma manera?
  • ¿Cuál fue el evento gatillante y temporalidad?: la relación con lo externo e interno del paciente.
  • ¿Qué relación tiene el sujeto con su padecimiento?: localización subjetiva.

Criterios clínicos

Lo que se debe abordar clínicamente.

  • Motivo de consulta del paciente
  • Situación causada por algún hecho en específico
  • Alusiones a la urgencia de la atención
  • Alusiones a estados de desestabilización subjetiva (impulsividad, angustia, intento suicida)

Fuente: Urgencias subjetivas, un modo de psicoanálisis aplicado a la salud mental, Correa L., Sanchez J.

Ana maria solis, psicóloga

Si estás interesado en aprender sobre los tipos de urgencia subjetiva, inscríbete a nuestro curso: Abordaje psicoanalítico para la clínica de las urgencias subjetivas, guiado por la PS. ANA MARÍA SOLÍS.

 

Aplausos
6

Cursos relacionado que te pueden interesar

Te mantenemos informado

Ir a noticias
261882 - adipa

¿Qué es la depresión y como enfrentarla?: señales de alerta

La depresión es un sentimiento de tristeza y/o una disminución del interés o del placer en las actividades, que se convierte en un trastorno cuando es lo suficientemente intensa como para interferir con el funcionamiento normal de la persona.

259820 - adipa

Trastorno de pánico, cuando el miedo agobia: síntomas y abordaje

Las personas con trastorno de pánico tienen ataques repentinos y frecuentes. Estos ataques se caracterizan por una ola repentina de temor o incomodidad, o bien, una sensación de perder el control, incluso cuando no hay un peligro real o un factor desencadenante claro.

259168 - adipa

¿Qué son los Trastornos Alimenticios o Trastornos de Conducta Alimentaria?

Los Trastornos Alimenticios o Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA), son enfermedades graves asociadas a la morbilidad y mortalidad, que han ido en aumento, sobre todo en países en desarrollo. Los casos más comunes se trata de Anorexia nerviosa, Trastorno por atracón y Bulimia nerviosa.

¿Necesitas ayuda?
ADIPA
Hola!
¿Cómo te podemos apoyar? Escríbenos