🤩 ¡Descuentos imperdibles en todos los programas! Descubre aquí

🇨🇱 Hey, esto es Adipa Chile. Ir a Adipa México title

Mensajes de Alerta
Letter testimonies
Flecha de Adipa

Peter Fonagy: su vida, carrera profesional y su visión acerca de la salud mental en Latinoamérica

En esta entrevista exclusiva de Peter Fonagy para Adipa, el psicoanalista quien desarrolló el concepto de mentalización, ofreció una perspectiva única sobre el papel de la psicoterapia en el tratamiento de la salud mental.

Peter Fonagy: su vida, carrera profesional y su visión acerca de la salud mental en Latinoamérica

Indice

Primera parte

Segunda parte parte

Tercera parte

A inicios del año 2023, Londres. PhD. Nicolás Lorenzini, se reunió  a conversar con Peter Fonagy. Se conocen desde hace años, esto debido a que Lorenzini es Postgraduate Research Fellow de UCL y asistente del profesor. Su cercanía dio pie a una conversación que indagó en diversos aspectos de la vida profesional de este gran psicoanalista, la cual se basa en importantes experiencias personales de la infancia.

pantalla 2023 03 29 a la s 09 33 46

Esta es una edición especial para nuestra comunidad, Nicolás Lorenzini como representante de Adipa, generó un espacio cercano y a la vez poco usual debido a la ajetreada vida de Peter Fonagy, todo con la intención de presentarle a Latinoamérica una lectura diferente y profunda en comparación a lo que se suele leer sobre este psicoanalista.

En la actualidad Peter Fonagy reside en Londres y es jefe de la División de Psicología y Ciencias del Lenguaje de la UCL; Director Ejecutivo del Centro Nacional Anna Freud para Niños y Familias, Londres; Consultor del Programa para el Niño y la Familia en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de Menninger en el Baylor College of Medicine; y tiene cátedras visitantes en las Escuelas de Medicina de Yale y Harvard.

A continuación, te presentamos una primera parte de lo que fue la entrevista con Peter Fonagy, parte en la que ahondamos en Terapia basada en la Mentalización y sus orígenes.

Me gustaría iniciar esta conversación preguntándole sobre un tema que conoce mucho, ¿cómo llegó a la idea, el concepto de mentalizar, mentalización?

P.Fonagy.- Es una muy buena, una pregunta interesante porque viene de una raíz clínica. Comencé a trabajar con Miriam Steele en el apego mientras codificábamos entrevistas. Miriam Steele, introdujo un código llamado metacognición, que nos hizo investigar la teoría de la mente y esas áreas. Y descubrimos que su definición de metacognición en realidad no funcionaba, pero cuando usamos la definición de la teoría de la mente, podías confiablemente codificarlo y luego desarrollar el SFR, la codificación del Sistema de Función de Reflejos, y unir esas dos ideas fue cómo comenzó la mentalización. La experiencia clínica y la codificación.

Luego, sucedió una tercera cosa, que fue lo más, lo más afortunado que me ha pasado, y es trabajar con Anthony Bateman, en ese entonces un joven psiquiatra. Bateman, tenía muchos pacientes con trastorno límite de la personalidad, eran terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales y enfermeras, pero no psicoterapeutas, por lo que él no sabía qué hacer con ellos. Entonces, terminamos armando la técnica que George Moran y yo desarrollamos, mejorada por la codificación de función de reflejo para crear mentalización como un enfoque terapéutico y llegó gradualmente, pero claramente era algo que podía enseñarse fácilmente, que la gente podía enfocarse en eso y pareció funcionar. Así que eso es lo que encontramos.

En lo personal, ¿hay algo que le haya preparado para encontrar este concepto?

P.Fonagy.- Estoy seguro de que la hay y estoy seguro de que lo que voy a contarles es parte de la fantasía del poder. Cierto. No hay manera de que pudiera, pero una cosa que me pasó es, que fue quizás lo más dramático que me pasó, es que cuando tenía 15 años, mi papá decidió que emigráramos de Hungría a París, y mi padre decidió enviarme a Inglaterra y vivir con una familia, una familia muy extraña en el suburbio de Londres”.

Y yendo a una escuela muy mala, que los niños que habían reprobado un examen anterior porque en ese momento, la educación en Inglaterra no era integral, era más selectiva para las personas, capaces y no capaces y yo era, porque no estaba aquí, fui designado como no capaz en realidad, no podía hablar inglés de todos modos.

Entonces, estaba en la escuela con niños bastante rudos que me acosaban y vivía en una pequeña habitación en un internado con esta familia con la que no tengo nada que ver, no eran muy cálidos. De todos modos, ese fue el trauma. Lo que nunca entendí y muchas, muchas veces traté de tener conversaciones con mi papá, es en realidad un hombre muy amable y agradable es, ¿por qué mi papá hizo eso? ¿Por qué me envió a Inglaterra por mi cuenta? ¿Y por qué mi hermana se quedó en Francia con ellos?

Ahora, ya sabes, mi papá era un hombre muy reflexivo, era intelectual, era lingüista, muy inteligente y lo quería mucho. Entonces, esta pregunta, sin embargo, creo que planteó un pensamiento en mi mente como: “¿Por qué la gente hace cosas? ¿Qué pasa en sus mentes que los hace hacer cosas que a veces lastiman a las personas?”. Y eso hizo concentrarme en el trauma y las acciones no ordinarias y los pensamientos, sentimientos, deseos, creencias y deseos que están detrás de las acciones, pero luego fui a terapia en la clínica de terapia infantil en Londres con una mujer maravillosa llamada Ann Harris, que era una terapeuta brillante y creo que me enamoró con la idea de descifrar cosas en mi propia mente, tratando de entender mis pensamientos, mis sentimientos.

Simplemente hizo darme cuenta de cuánto importaba que la persona con la que estás en terapia sea accesible como ser humano e incluso si se sienta detrás del sofá, sientes que está ahí, que está ahí para ti. Y cubrió todo lo que he experimentado desde entonces. Entonces, el interés por mentalizar, creo que tiene sus raíces en esa experiencia temprana.

 

peter+fonagy

¿Cuáles cree que son los momentos de mayor evolución del concepto? ¿Cómo ha cambiado?

Primer momento

P.Fonagy.– Bueno, primero, cuando empezamos a trabajar en ello, realmente no teníamos idea de la complejidad de la empatía. Y yo diría que hay tres períodos de mentalización. El primero que tuvimos, era un tipo de mentalización de sí o no. Gradualmente, nos identificamos con György Gergely y una serie de otros colegas brillantes, parte de las raíces del desarrollo de mentalizar y una especie de pre-mentalizar modos de pensar cómo piensan los niños antes de que adquieran la capacidad de la teoría de la mente.

Lo que hicimos fue encontrar estas raíces en el pensamiento de las personas con trastorno límite de la personalidad, pero era una especie de enfoque blanco y negro, todo o nada, mentalizas o no mentalizas. E incluso cuando pensábamos en esto como continuo en que mentalizamos bien o mal. Estuvo un poco bien y mal a la vez y funcionó heurísticamente, funcionó clínicamente. Ayudó a los terapeutas a concentrarse en no mentalizar y abordar cuando las personas no mentalizaban.

Entonces, lo que pensaban estaba sucediendo ahí afuera, y no estaban preguntando, no tenían la curiosidad sobre lo que alguien más podría estar pensando o cómo alguien más podría estar viendo las cosas. Es así, como, encontraron útil el tener una forma de identificar la no mentalización como la llamamos, o realmente, debería llamarlo mentalización inadecuada, pero encontrar la no mentalización y luego ir ahí y tratar de ayudar a las personas a mentalizar. Entonces, era clínicamente útil, pero teóricamente no tenía ningún sentido.

Segundo momento

P.Fonagy.- No fue hasta que Patrick Luyten y yo comenzamos a trabajar juntos, donde tratamos de identificar, desde la perspectiva de la neurociencia, los mecanismos subyacentes de la mentalización y fue entonces cuando empezamos a trabajar en el pensamiento rápido y lento, como diría Kahneman, ya sabes, implícito o explícito, cognitivo o efectivo, interno o externo, propio o ajeno. Y escribimos eso, creo que ahora en 2007 y fue realmente un momento de cambio. Y a Anthony Bateman y a mí nos tomó algo de tiempo adaptarlo a MBT.

Una vez que hicimos estos avances teóricos basados ​​en la neurociencia, los incorporamos a la técnica. Y descubrimos que, de hecho, ayudó a centrar a los terapeutas, no solo en el modo de equivalencia psíquica, el modo “hacer de cuenta”, es decir, básicamente hablar sobre estados mentales, pero sin saber realmente de qué se estaba hablando y centrándose en el comportamiento, que era la concepción original. Sino mas bien, empezar a ayudar a los terapeutas a pensar en esto de manera más sofisticada: Cuando las personas se enfocaban demasiado en la cognición, ayudándolos a reequilibrar eso para generar emoción, y luego nos enfocamos demasiado en las cosas que estaban sucediendo dentro de ellos (pensamientos y sentimientos), tratando de traer un poco de realidad externa : el cómo otras personas ven las cosas; y reequilibrando el pensamiento muy rápido, el hacer suposiciones muy rápidamente, con una actitud mas reflexiva; o el foco excesivo en uno mismo y equilibrar aquello con enfocarse en el otro.

Estas estrategias, ya sabes, estas heurísticas, esta práctica, en realidad los terapeutas las encuentran útiles, los guía para trabajar y descubrimos que llevar la teoría integrada a la práctica en realidad mejora los resultados. Entonces, fue muy gratificante, pero luego pasó algo más al mismo tiempo, que no esperábamos, yo no esperaba.

A medida que nos volvimos más sofisticados sobre la mentalización, descubrimos una gran cantidad de otros trastornos, no solo el trastorno límite de la personalidad, sino también la depresión, el trastorno de la conducta, toda una serie de ansiedades, todos tenían aspectos del modelo que Patrick Luyten y yo propusimos: que hay desequilibrios en la mentalización, que en realidad se puede abordar estos trastornos para abordar esos desequilibrios y mejorar la condición.

Entonces, llegamos a ampliar MBT y ahora en realidad es algo que se aplica a una gama mucho más amplia de trastornos. Y la mentalización ahora se ve como un componente común de lo que se llama psicopatología general, o el factor P, como también se le llama, el factor de psicopatología, que todos los trastornos tienen en común.

Tercer momento

P. Fonagy.- Luego está la tercera fase, que, es más, bueno, la que estoy viviendo ahora, es la fase actual. Que en realidad, viene de un momento de mea culpa, un momento de mea culpa máxima en el que nos dimos cuenta de que nos interesamos demasiado en nosotros mismos y nos interesamos mucho en lo que estábamos haciendo en el encuadre de la terapia. En una especie de entorno en el que tú y yo estamos ahora.

Y esa experiencia clínica nos enseñó gradualmente algo que es realmente bastante obvio. Cuando las personas dicen que han mejorado, muy rara vez dicen: “Oh, Dr. Fonagy, ha sido maravilloso. Me ha curado. Ahora puedo ver cosas que nunca podría haber visto antes. Ahora puedo mentalizar. No podía ver, pero ahora realmente entiendo a todas las personas”. La gente no dice eso. Lo que dicen son cosas como: “Ahora, tengo una mejor relación con mi pareja, o soy mucho más feliz o tengo una relación con mi pareja, o encontré una nueva pareja, o podría llevarme mejor con mis hijos.

La realidad del progreso en la terapia realmente ocurre fuera de la consulta. Entonces, realmente necesitamos actualizar la teoría de la mentalización para tratar de comprender qué sucede afuera, que hace que la mentalización se vincule con algo que hace que la vida de las personas sea más fácil fuera de la consulta.

Implicancias del trauma en la mentalización

N. Lorenzini .- Sabemos que uno de los obstáculos tortuosos para desarrollar la mentalización de una manera que sea adaptable y contribuya a la salud es el trauma temprano, y también el trauma en general, pero particularmente el trauma temprano”.

P.Fonagy.- “Hemos visto últimamente en el mundo, en el mundo occidental (no solo en occidente), pero particularmente en occidente que la política y al igual que la forma de vivir se está volviendo un poco extrema… un poco más de odio en las relaciones entre las personas, pequeños grupos que se han definido a sí mismos en oposición a algo y esas cosas, tener una identidad propia, etc.”.

¿Crees que la mentalización podría ser, tal vez confianza epistémica, pero mentalizar podría ser un concepto proveniente del trabajo psicológico, digamos, ampliado a la sociedad? ¿Crees que si nos mentalizáramos mejor, ya sabes, los ciudadanos, sería un mundo mejor?

P. Fonagy.- “Es una pregunta encantadora. Estoy muy agradecido de que lo hayas preguntado porque creo profundamente que sucederá. Es un problema real, es un problema real para nosotros”, el por qué hemos cerrado nuestras mentes.

“Hubo un período después de la Segunda Guerra Mundial, en el que creo que debido al trauma de la guerra y a la ideología nazi, que es tal vez la ideología menos mentalizadora que hay, como quemar libros, etc”.

“Una especie de reacción a eso fue un mayor interés en la primera infancia, un mayor interés en los niños como un todo y un cambio muy significativo, al menos en la cultura occidental”.

“En términos generales, lo llamamos globalización y ha adquirido un tono desagradable debido obviamente, a su aspecto usurero, que no es mentalizar; sino conectarse con otros también era parte de eso, y conectarse a un globo era parte de eso. Y eso sí es mentalización ”.

“¿Qué ha pasado lamentablemente? Tal vez, como en los años 80, 90 aumentando gradualmente… hay una gran disparidad entre los que se beneficiaron con la globalización y los que no. Y esa disparidad tuvo dos impactos importantes en la mentalización. Una que he mencionado antes, que es que las personas que estaban en el extremo inferior de la vida social o pirámide social estaban en desventaja por el sistema”.

“De hecho, estamos inhibiendo su capacidad de pensar en los demás, en parte porque es doloroso ver claramente a las personas cuando tienen más éxito en la vida que tú, y en parte porque sus vidas fueron más traumáticas y difíciles y sintieron experiencias dolorosas de ser excluidos”.

“Entonces, las fuerzas que inhibirían la capacidad de pensar en lo mental cuando realmente quisieras, pero aún más maliciosa, aún más vergonzosa para mí es la actitud de los que se beneficiaron del aumento de la disparidad social, que se olvidaron de lo que aquellos que no se estaban beneficiando, podrían estar pensando o sintiendo. Eso es consistente con una legislación sindical en este país, en que los sindicatos no deberían tener derecho huelga,  que no deberían tener la capacidad de protestar…  realmente una denigración de estos grupos, que es realmente una actitud muy no-mentalizadora, no-pensando y no-sintiendo ”.

“Y creo que la combinación de los dos fue un terreno muy fértil para el resurgimiento de la extrema derecha, que hizo dos cosas, uno: crea una narrativa para aquellos en desventaja por el aumento de la disparidad, por parte de alguien que viene ‘mentalizando’ diciendo: “sientes que no estás siendo tratado con suficiente respeto, sientes que estás siendo excluido, sientes que estás siendo pisoteado y en desventaja, sientes que hay personas por ahí que no están pensando en ti o tomando decisiones independientemente de ti, y que realmente te están jodiendo. Y por supuesto que esa narravita los hace sentir que eso es exactamente lo que estaban sintendo”.

Confianza epistémica

“Y entonces, de repente dicen: “Dios mío, hay alguien que entiende”

N.Lorenzini.– …Y la confianza epistémica se abre.

P. Fonagy.-Exacto. Y repentinamente sienten ¡Dios mio! Hay alguien que entiende. Hay alguien en quien puedo creer. Entonces, la gente de arriba está sorprendida porque, “¿cómo puede alguien pensar que este lunático, ya sabes, estas ideas locas puedan tener cualquier tipo detracción en alguien, a menos que ese alguien sea un tonto? Claramente está mal. Pero ellos podrían, ya sabes, mentalizar, lo que no pudieron hacer es mentalizar a la gente”.

“Entonces, creo que es un terreno fértil y cómo podemos lidiar con eso, cómo podemos volver a meter al genio en la botella es un problema muy, muy importante, no sin crear una mayor equidad social.

“Creo que se tiene que empezar a restaurar la equidad social al menos a los niveles anteriores. Ahora, hay otra cosa que podríamos aportar, que es obviamente lo que trajo la globalización fue el movimiento de los pueblos y el movimiento de los pueblos históricamente en la historia humana siempre desestabiliza, dada la “otredad (alienación) de la gente en que no se puede confiar, hasta que se aprenda a mentalizar, a entender realmente a ese otro. Y ese proceso de “enajenar” (designar a alguien como un “otro”) los aleja;y es muy interesante que en comunidades donde hay mejor integración y la gente no siente que los recién llegados son otros, ya sabes, cómo : bueno o malo, pero parte de nuestra comunidad, unos son buenos, otros son malos, pero son seres humanos”.

“Hay zonas del país donde hay menos gente como esta (inmigrantes/otros) y no existe oportunidad de mentalizarlos. Entonces como consecuencia votaron por el Brexit. Mientras, en las áreas metropolitanas, la extrema derecha nunca se afianzó realmente, porque la gente conocía a esas personas, trabajaban con ellos y tenían una unidad”.

“No es… no es porque sean otros, tampoco porque llegaron más recientemente, es porque son, ya sabes, gente desagradable”. Y eso pasa en lugares donde llegaron menos inmigrantes. Eso es una fantasía, una fantasía no mentalizadora de que estas son personas son fundamentalmente diferentes, y por lo tanto no son confiables. Y eso, obviamente, es una fuerza social muy desafortunada, a la base de estos males en nuestra sociedad.

Tengo una pregunta que complementa a la anterior, es ¿cómo podemos recuperar esta capacidad fuera de la terapia? porque, “no, no puedo ir, ni tengo tiempo ni dinero, ni razones para ir a terapia”. Ya estabas diciendo algo al respecto sobre la igualdad social.

P.Fonagy.– “¿Sabes? para superarlo, creo que tenemos que crear oportunidades y eso no es simplemente una oportunidades que se traten de igualdad. Se trata de crear oportunidades para la integración. Creo que la segregación es el enemigo aquí. Conocer a la gente es la raíz de la mentalización”.

“Entonces, lo que hizo un enorme, enorme beneficio en los Estados Unidos fue la abolición de las escuelas segregadas; y ese fue un enorme beneficio social y es fácil de demostrar. También es importante que facilitemos que aquellos que están en mayor riesgo de desarrollarse desconfiadamente aprendan a mentalizar y a ser… para que se beneficien de cualquier aporte que podamos dar a sus vidas, para que desarrollen una capacidad emocional para aprender mejor. Entonces, la intervención temprana, antes de los 5 años, es culturalmente sensible y realmente importante”.

“Mi preocupación acerca de esta gran cantidad de intervención temprana que está ocurriendo en este país y en muchos otros, y a veces tiene un beneficio social masivo. Individuo por individuo, vida, felicidad, pero también felicidad social. Pero a veces se basa en una manera muy occidental de criar a los niños. Y, es mi opinión, reconocer que, en diferentes culturas, en realidad se permite un desarrollo social diferente”.

Surgimiento de la prioridad del pensamiento en infancia

P. Fonagy.- “Entonces, mientras que, en una cultura occidental, priorizamos la interacción uno a uno, al igual que en la psicoterapia, entre un bebé y una mamá, en la que la mamá reconoce al bebé y el estado mental del bebé”; en otros países, la prioridad es que el bebé reconozca los estados mentales de otras personas. Entonces, ya sabes, ocurre el desarrollo social, ocurre un movimiento sensible en ambos términos: en ese tipo de modelo de aprendizaje volcado hacia afuera, y un modelo de desarrollo que se vuelve hacia la demanda de sí mismos, ambos funcionaron. Es que en este modelo, la confianza epistémica ocurre cuando me siento parte de una comunidad, que soy parte del colectivo y aquí la confianza epistémica viene de cuando me siento reconocido”.

“Cuando me siento reconocido por ser parte del colectivo, por ser reconocido por los demás que me rodean. Crea diferentes prioridades acerca del pertenecer: complacer a las personas que te rodean tiene sus ventajas. Pero tiene desventajas también: pasarte demasiado tiempo tratando de complacer a la gente. Sí, hay mas creatividad e individualidad, sí. Yo tampoco estoy abogando por ninguna de las dos. Lo que me preocupa es que a veces somos ligeramente imperialistas y tratamos el modo occidental de criar a los bebés y niños pequeños como el único modo adecuado. No sabemos si lo es. Es… Creo que hay peligros en homogeneizar la civilización”.

N.Lorezini.- “Lo que si tenemos son incontables formas de criar niños y convertirlos en una sociedad de asesinos o algo así. Existe una observación de que ciertos crímenes, particularmente los crímenes violentos están asociados a la percepción por parte de cierta población de que las reglas, la forma política de vivir juntos son legítimas o no, cosa que en Chile y la Latinoamérica hemos observado pasa, que es que perdemos la fe o confianza en el hecho de que tenemos un pacto para vivir juntos”.

Análisis del contexto de Chile

P.Fonagy.– “Y ese pacto deja de ser legitimo, entonces se vuelve legitimo lastimar al otro, no ver al otro, no ver al otro. Es un… Sí. Y esto está fuera de la consulta, pero sí podemos explicarlo con estos conceptos.

“Con terapia no se lidia mejor con esto. Aunque trabajé un poco con hombres jóvenes violentos como parte de mi entrenamiento terapéutico. Pero no la recomendaría como el dispositivo mas exitoso. Las intervenciones sobre la red social son mucho mas efectivas. La intervención comunitaria”.

“Mira, lo que pasa cuando tienes, cuando das o pones un pacto que hacemos entre nosotros para vivir juntos es que formamos grupitos, pandillas, que es cuando una persona, que o bien no tiene ganas o no puede entender a los demás, encuentra refugio en estas pandillas porque se siente comprendida. Es una forma muy limitada de entendimiento, pero es ahí donde se sienten mentalizados”.

“El convertirnos en cultura, desafortunadamente, tiene un precio, y por lo general, el precio tiene que ver frecuentemente con la criminalidad, la explotación de otros, la violencia con los demás. Pero luego eso aumenta su otredad, ya sabes, son cada vez más vistos como peligrosos y deben ser encerrados y pagar y luego somos horriblemente violentos nosotros con ellos porque ya no los vemos como personas. Ver a alguien como persona es muy, muy importante para prevenir la violencia”.

¿El ver otro ser humano como persona, como persona objetiva, es mentalizar?

P.Fonagy.- “Es correcto. Cuando los ves pensar, cuando los ves sentir, ya no los puedes lastimar. Es por eso que el entrenamiento militar se trata de inhibir cualquier forma de pensar sobre la persona a la que estás a punto de disparar y es por eso que la verdad es que son tan malos. Hay tanta incompetencia militar, porque si inhibes la mentalización los pones a adivinar qué va a hacer el otro lado. Entonces, son malos adivinando, para igualar su capacidad de mentalizar para poder matarlos, pero dejaron de poder mentalizar y adivinan lo que van a hacer mal. Entonces, los matan. La historia de la humanidad está plagada de malentendidos militares y de mente estrecha de los militares y suposiciones de equivalencia psíquicas del tipo:  “Sé lo que están pensando”. Hay ejemplos que lo desmienten, pero hay pocos y distantes entre sí”.

Contexto mundial actual

N.Lorenzini: ¿Cómo ves el panorama de la salud mental del mundo de los últimos tres años más o menos? ¿Cree que esto va a ser por estas oportunidades? ¿Es optimista?

P. Fonagy.- “Es muy, muy interesante. Creo que hay que separar la guerra y la pandemia. La guerra (Rusia-Ucrania) traerá un trauma masivo a todas las personas que la han experimentado y espero que, al igual que después de la Segunda Guerra Mundial, aumente la comprensión después de las experiencias traumáticas.

“Creo que sabemos mucho sobre eso y aprendimos mucho de conflictos anteriores. La pandemia fue algo completamente nuevo. Fue un ejercicio de cómo puedes hacer que algo suceda globalmente y cómo puedo lidiar con el mal como sociedad global”.

“Está bien, difunde, solo hazlo, haz algo y hazlo un accidente automovilístico completo. En primer lugar, número uno, lo que haces, pones a un grupo de científicos a cargo que ignoran por completo los pensamientos y sentimientos de las personas y solo se guían completamente por teleología, por los números y la prevalencia”.

“Hiciste eso, ese es el primer elemento del accidente automovilístico. El segundo elemento del accidente automovilístico es que no escuchan a las personas, también te tapan los oídos y deciden que tú eres quien sabe. Entonces, tomas primero que nada tomar la información incorrecta y luego decides que sabes, y ya no escuchas o no tienes curiosidad por averiguar. Y luego la tercera, la tercera parte es que la idea es, ¿por qué ¿No hacemos algo que sabemos que es pernicioso? Pernicioso, particularmente para los jóvenes”.

Consecuencias del aislamiento

P. Fonagy: “¿Por qué no los aislamos? ¿Por qué no los separamos de los demás? Entonces, ¿qué ha pasado? Bueno, la gente de mi edad se benefició”.

“Se divirtieron mucho, se metieron a Zoom. No necesitaban contacto, ya sabes, estaban felices, ya sabes, cualquier cosa relacionada con la gente al otro lado de la reja del otro lado era suficiente. Los jóvenes, ya sabes, en realidad que tienen entre diez, 11 años, pero incluso los más jóvenes y los 25, lo pasaron terrible y eso fue porque cerramos las escuelas, porque dejamos de interactuar, lo que ellos absolutamente necesitan para su salud mental, para su bienestar”.

“Entonces, incluso antes de eso, hubo un aumento de la prevalencia de problemas de salud mental en los jóvenes”.

“Las cifras británicas aumentaron durante los 13 o 14 años anteriores en aproximadamente un 10%, 11%. En el último, entre 2017 y ahora, pero aún el último, aumentó de 1 de cada 8 a 1 de cada 6. Eso es un aumento masivo”.

“Y eso no es solo en este país, eso es, ya sabes, en todos los países. Ahora, por qué, la pregunta no es realmente por qué, la pregunta es realmente qué debemos hacer al respecto. Y creo que, en las escuelas de este país, hay profesores en pánico porque los estudiantes realmente de diez, 11, 12 años están llegando a ellos y diciendo que tienen un problema de salud mental. Tienen ansiedad, tienen depresión”.

“Eso es muy importante y es una señal de que hemos hecho algo bien. Hemos creado una mayor conciencia de la posibilidad de la salud mental, pero también es una señal de que hemos hecho algo terriblemente mal. Lo cual es que esta mayor conciencia no creó una mayor comprensión. Entonces, estos jóvenes y los profesores que los están escuchando están ansiosos, están angustiados por la ansiedad, angustiados por la depresión, dejaron de mentalizar”.

“Tanto los profesores como quienes están en dificultades y comenzamos a re-etiquetar los altibajos ordinarios y predecibles de la experiencia emocional como trastorno mental”

“El trastorno mental no es eso, el trastorno mental es TOC y PTSD y depresión o trastorno depresivo mayor y es un continuo, pero está al final del continuo. Antes de eso, tienes algo que una persona está luchando con síntomas, luchando con los síntomas del trastorno, pero en realidad la solución no es el tratamiento de salud mental, pero ayudarla a sobrellevar la lucha y ayudarla a sobrellevar la lucha tiene mucho más que ver con potenciando su capacidad de mentalizar, entendiendo mejor, de la forma en que hace ya mucho tiempo ayudó a aquellos jóvenes que tenían diabetes descontrolada porque tenían problemas en sus vidas”.

Mentalización: un enfoque para avanzar

P. Fonagy.-Descubrimos que la forma de ayudarlos consiste en ayudarlos a mentalizar sus problemas, mentalizar esos problemas de relación, mentalizar esos problemas con la forma del propio cuerpo, mentalizar esos problemas sobre los padres, mentalizar sobre, ya sabes, problemas con los compañeros, todo ese impacto ordinario de la vida. Cuando lo mentalizas, le quitas el aguijón, entonces no progresa a un desorden mental”.

“Entonces, creo que las escuelas y todos nosotros podemos hacer mucho para mejorar la resiliencia en los jóvenes haciendo lo que hacen las escuelas de todos modos. Simplemente ayudándolos a concentrarse en sus tareas”.

“Simplemente ayudándolos a desarrollar una actitud positiva y entusiasmo por el trabajo, para ayudarlos a completar tareas para mejorar la calidad de las relaciones que tienen con los demás”.

“Hacer las cosas que sabemos que crean resiliencia, porque todas implican mayores niveles de mentalización. Mayor autocontrol, mejores formas de relacionarse, mayor apertura a la experiencia, mayor positividad”.

“Todas estas son cosas que podemos hacer de una manera enfocada y excepcional y creo que ese es el camino, convertir las escuelas en hospitales y clínicas no es el camino”.

“Aunque hablo en contra de mi propia profesión, aumentar el número de psicólogos en el mundo no va a hacer frente a la mayor prevalencia de probables trastornos mentales. Los psicólogos que trabajan para ayudar a las escuelas a cambiar su forma de ser, lo que va a cambiar es la rutina”.

aplausos Adipa aplausos Adipa
Aplausos
19

Valoraciones

0.0
No existe comentarios que mostrar

Programas relacionados que te pueden interesar

500000
1715968800
Diplomado Técnicas de Intervención en Psicoterapia Breve - Adipa

Diplomado Técnicas de Intervención en Psicoterapia Breve

Ver detalle + cart cart
14990
1716573600
-50%
Curso: Técnicas de Psicoterapia Breve en Adultos - Adipa

Curso: Técnicas de Psicoterapia Breve en Adultos

Ver detalle + cart cart

Te mantenemos informado

Ir a noticias

Te podría interesar el programa de:

Whatsapp
¿Necesitas ayuda?
ADIPA
Hola!
¿Cómo te podemos apoyar? Escríbenos